Todo es cuestión de actitud

¡¡Hola amig@s!!

Ayer hablaban en la radio sobre lo importante que es tener una actitud u otra frente a las dificultades. Y ponian un ejemplo de un caso real: un hombre tras un accidente habia perdido cierta capacidad de memorizar. Este hombre tuvo que aprender a hacerlo todo desde el principio. Y después de años se había convertido en un experto cocinero. ¿Cómo alguien con ese ”problema” habia podido llegar tan lejos? Pues según explicaba el protagonista de la historia es sencillo, él era consciente de que todo dependía del tiempo y el esfuerzo. Sabía que si quería llegar a su objetivo tendría que intentarlo más veces que los demás por su ”dificultad añadida”y punto. Adelante. Y eso hizo, intentarlo muchas veces hasta que lo consiguió.

Eso nos da un ejemplo de la capacidad que puede tener el ser humano para superarse. Conocemos muchísimos ejemplos de personas con problemas de diversas índoles que llegan lejos, muy lejos. Y ¿de qué depende? De la actitud que se tome ante los retos.

En la radio comentaban que especialmente podríamos concretar tres aspectos importantes de la ACTITUD que tomamos frente a las dificultades más o menos graves de nuestro día a día:

– ¿Cómo enfoquemos el problema?
– ¿Cómo verbalicemos nuestras sensaciones?
– ¿Con qué ánimo nos enfrentamos a las dificultades.

¿Cómo enfocamos el problema?

Sabemos que no hay una sola manera de mirar las cosas, hay muchas. Y la elección de una de ellas va a hacer más fácil o más difícil que sea viable superar la dificultad. Elegir el enfoque depende de muchos factores en los que se incluye el ánimo, la situación personal, todas nuestras sensaciones…asíque a veces lo mejor es tomar distancia, mirarlo desde una perspectiva distinta, como si el tema no fuera con nosotros. Esto a veces hace que seamos más objetivos y no tendamos a la ”dramatización” algo que obstaculiza sobremanera nuestro éxito.

¿Cómo verbalizamos nuestras sensaciones?

Esto es muy fácil de entender. Si ante una dificultad o problema no paramos de repetirnos las siguientes frases: no voy a poder, esto es demasiado, soy un desastre, quién me mandaría a mi, lo que me ha tocado vivir, qué desgracia… estamos mandando sensaciones negativas a nuestro cerebro. Y la negatividad es otro obstaculizador del éxito. Lo bueno es que sí que podemos controlar cómo verbalizamos nuestras sensaciones y este punto está tan relacionado con el primero que si nos proponemos este punto el primero saldrá solito. Frases positivas que debemos decirnos en lugar de las otras: Esto es un reto enorme para mí pero voy a intentarlo con todas mis fuerzas, seguro que esto me hace más fuerte, esto que me ha tocado vivir va a hacer que valore más tal, cuando consiga mi objetivo me daré un caprichito… Este tipo de frases aunque sean muy simples van a mandar energía positiva a nuestro cerebro, algo esencial para levantarnos el ánimo y empujarnos a dar ”el siguiente paso”.

¿Con qué ánimo nos enfrentamos a las dificultades?

A veces se tiende a pensar en los ”problemas” tendidos en la cama acurrucados, tumbados en el sofá cubiertos con una manta, sentados y alicaidos… eso es una autotrampa. Nunca debemos tomar decisiones importantes en un estado apático-catastrófico-depresivo. Por qué? Pues porque eso, aparte de ”desenfocar” nuestra visión del problema va a empujarnos a decirnos frases poco positivas y a no ver más allá del problema. ¿Cuándo entonces debemos enfrentarnos al planteamiento de la dificultad?

Tenemos que hacer un ejercicio que consista en averiguar qué cosas cotidianas nos suben el ánimo al instante. En algunas personas esa cosa es bailar, en otras cocinar, en otras cantar, en otras dar un paseo con aguien… en fín, lo que sea. Tenemos que averiguarlo porque esa va a ser nuestra arma infalible para subirnos el ánimo cuando vayamos a enfrentarnos al planteamiento del problema. Es en ese momento de actitud positiva y alegre ante la vida el que tenemos que aprovechar para salvar el obstáculo que supone el miedo a pensar sobre el problema.

Al final todo depende de la actitud. Asíque no penséis en los retos como problemas, pensad que es una manera de probaros. Y que podéis, claro que podéis. Si los demás pueden, ¿por qué tú no? :)

Bueno amig@s espero que os haya gustado el post de hoy. Me pareció interesante recordarle a nuestra mente todo su poder.

¡¡Un besote!!

Anuncios

2 thoughts on “Todo es cuestión de actitud

¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s